Los peligros de un Barros Luco sin cariño

Esta entrada ha sido leída 1356 veces

Fuimos a la Fuente Suiza justo antes de que cerraran, un lunes a las 23:45.

No fue la mejor idea.

Todo el mundo está cansado a esa hora y sólo piensa en cerrar. En consecuencia la dedicación –en forma totalmente comprensible– baja.

Barros Luco con poco cariño

El pan, bien. La carne tibiona, y el queso mal derretido. No fue lo mejor.

La idea no es criticar, sino reflexionar sobre la importancia del cariño o al menos la dedicación. Es importante, creemos, poder ver al maestro o a la tía en acción., e idealmente establecer contacto visual y aprobar sus acciones en forma gestual, y luego agradecer siempre, alabar y sugerir cuando proceda.

El sánguche es a menudo una interacción entre quien lo prepara y quien lo consume. Hagamos de esa interacción algo bueno para ambos.

Cuando no se puede, no se puede no más.

[Total:0    Promedio:0/5]

Esta entrada ha sido leída 1356 veces

Discípulo de HIllel el Viejo y de John Montagu. Constructor de Muffulettas y devorador de Barros Lucos.

Comentarios de la publicación

comentarios

2 comentarios sobre “Los peligros de un Barros Luco sin cariño”

Los comentarios están cerrados.